Saturday, November 20, 2010

EL TIBURÓN FUERA DEL AGUA

Hace poco vi en Discovery Channel, un episodio de un programa llamado Crudo y sin Censura.
Unos pescadores, estaban llenando tranquilamente su barco con peces enormes. Era la mañana soleada de una faena auspiciosa. Cuando de pronto uno de ellos se percató que uno de los anzuelos tenía enganchada una especie distinta. Conforme fueron jalando el hilo se dieron cuenta que habían capturado un tiburón.
Evidentemente, al no ser parte de la pesca y al no estar interesados en el animal, la decisión fue llevar al tiburón al barco, soltarlo del garfio y devolverlo al océano.
El ejemplar, hermoso y de unos dos metros, fue subido a la cubierta.
Notoriamente molesto, no dejó de forcejear ni un segundo. Aún fuera de su elemento seguía siendo un tiburón y el error fue tratarlo como a los demás peces.
En un movimiento que no le tomó más de una milésima de segundo, giró sobre su propio eje y se prendió del pie de uno de los pescadores, que de no haber sido por esa providencial suerte de haber usado zapatos ese día, contrario a su costumbre corriente, el tiburón le habría arrancado el pie. Unos momentos antes, el mismo animal había partido en dos de un corte limpio a un pez tanto o más fuerte que la pierna del pescador.
Sin embargo, el suceso es un poco más complicado que su anécdota.
El tiburón estaba fuera de su elemento. Había sido conducido jalado a tirones. Estaba enganchado y obviamente sentía mucho dolor. Probablemente nunca había experimentado algo parecido en su vida. Estaba confundido, todo había pasado tan rápido, el lugar era tan hostil y sobre todo tan desconocido.
No pude no asociar inmediatamente la idea de este tiburón atormentado con la de aquellas personas que nacen para una cosa en la vida y terminan dedicándose a otra.
No entiendo cómo un pintor puede invertir las horas de sus días, los días de su vida en un puesto público. Cómo tantos escultores tienen que fungir de carpinteros, cómo un futbolista se convierte en ingeniero o como un ingeniero termina siendo un abogado.
He tenido la mala o buena suerte de conocer muchas personas con estas características, los he conocido en distintas fases de su transformación y siempre su dolor ha sido evidente.
Se les apaga el espíritu, se vuelven opacos. Como por rebeldía ante su situación se vuelven más estrictos de lo que su oficio les exige y dejan de usar la lógica para empezar a usar el precepto.
Es evidente que no son personas felices. Su cuerpo necesita un alimento que no encuentran, no pueden respirar el aire que necesita su especie.
Se vuelven irascibles, insoportables o por el contrario se transmutan en fantasmas. Son muertos vivientes, seres vivos capaces de moverse, pero no de sorprenderse, ensimismados en un lugar interior a oscuras, viviendo en un mundo paralelo, donde de lejos a veces pueden ver su tierra prometida.
El miedo al fracaso es también un miedo al éxito. El enfrentamiento al riesgo con la posibilidad de perder, inmoviliza, y conduce a un área segura, la de un espacio sin retos. El miedo a perder, anula el deseo de ganar.
El sistema social requiere de sus individuos una producción incesante y cada vez más pronta. Por tanto, quien aporta más, siendo más joven, se convierte en el prototipo del conquistador de ese paradigma. Es evidente que un individuo partícipe de esa comunidad, por más sueños que albergue, también se encontrará expuesto a estos requerimientos y, siendo que el miedo al descrédito es intrínseco a la vida en sociedad, el individuo también empezará a considerar sus prioridades y por tanto, el peso de sus sueños en la vida, que no es otra cosa que el peso de sus sueños en la sociedad.
Para tristeza de muchísimas personas, el arte por ejemplo, no cumple una función económicamente pujante, tampoco la filosofía, la historia ni el skateboarding y si el estrato social de donde se proviene es frágil, esas actividades ni siquiera resultan en opciones. Nunca se verá que la literatura haga crecer económicamente a un país, pero sí lo hará la minería; por tanto es aquí donde se produce un punto de quiebre.
Cuando Ulises supo que pasaría por la isla de las sirenas, se anticipó ordenando a sus soldados ponerse cera en los oídos y haciéndose él mismo atar al mástil de su barco para no ceder al hechizo asesino de su canto. Ellas, al ver que su plan no funcionó, se precipitaron a la profundidad de la muerte. El aguante ante los cantos de sirena que prometen una vida holgada es tentador, pero es un camino ancho a la frustración, de la que uno generalmente se da cuenta cuando ya ha vivido demasiado.
Cada vez que encuentro la película el Club de la Pelea en televisión, la vuelvo a ver. La primera vez que la vi, se me grabó un monólogo de Tyler Durden, el protagonista irreal de la historia. Decía que a todos cuando niños se nos prometió una vida de éxito, de grandeza y felicidad y con el tiempo nos hemos dado cuenta que no se ha hecho realidad y ahora estamos muy enojados.
Sin embargo, mucha de esa culpa es de cada uno, por esperar que sus esperanzas las resuelvan otros.
La historia del tiburón termina cuando suelta el pie del pescador luego que éste le aplicara algunas soberanas patadas en la cabeza producto de los nervios. Tal vez la historia estaba determinada a concluir de esa forma, después de todo el tiburón estaba en el piso, fuera de su hábitat y de todos modos, si el tiburón hubiese hecho algún daño más considerable, había muchos otros pescadores alterados que seguramente no lo habrían dejado irse invicto.
La frustración produce una rabia que generalmente es dispersa, hacia cualquier objetivo. Se supone que todo lo que planeamos, es para alcanzar la felicidad, pero todo plan siempre está consagrado al futuro.
Lo ilógico de nuestra naturaleza es querer ser felices, pero planearlo.

16 comments:

Anonymous said...

Siempre me gusto la forma como escribes, siempre!
me encanta que lo vuelvas a hacer
María Alejandra

Anonymous said...

Muy deacuerdo mi kerido lalito, pero sabes en mis cortos 21 años de vida he visto las dos caras de la moneda, personas frustradas y enojadas con la vida que llevan, y la llaman " la vida que les toco", lo cual es totalmente falso, porque la vida no nos toca de una u otra forma, la vida que tenemos ahora es producto de las decisiones que tomamos en el pasado, y la vida que tendremos mas adelante sera el resultado de nuestras acciones de hoy; pero asi tambien tengo un ejemplo tan cercano de como una persona puede vivir feliz por decirlo de alguna manera porque no considero que exista la felicidad plena, con la vida que tiene, porque labró muy duro para estar como sta hoy, y escogio el camino correcto, que no es el mas facil, pero te da grandes recompenzas, eligio la carrera para la que tenia vocacion desde muy pequeño, se caso con su amor de toda la vida y formo una hermosa familia, si bien su vida no es perfecta porque como dije antes la felicidad y la perfeccion son cosas muy relativas, todo lo que ha conseguido ha sido por merito propio, mucho esfuerzo, paciencia, dedicacion y porque el señor que esta en los cielos lo ilumino en cada paso que dio en su camino. Considero que mas que planear nuestro futuro "feliz" debemos vivir nuestro presente al maximo, porque quien sabe y quiza en unos años nos demos cuenta que el dia de hoy fue el dia mas feliz de nuestras vidas.

Anonymous said...

Es dificil comparar a las personas para saber cual tuvo mas exito, para algunos el exito se mide de acuerdo a quien tiene la casa mas grande, los carros mas modernos mientras que para otros es hacer lo que le gusta.
Algo parecida es tu comparacion como saber que de un hogar bien formado con todas las comodidades resultan ser violadores o estafadores; mientras que de un hogar humilde nacen grandes politicos, oradores, etc ¿ se debe al entorno? ¿ a los valores?......

•Alice• said...

Es un hecho que las personas buscamos la felicidad por medio de objetos. Nunca vamosa dejar de buscar y de ser oportunistas apra lograr lo que queremos. Y sea lo que sea, que escojamos para vivir o no, estaremos dispuestos a acostumbrarnos así sea por medio de una felicidad temporal.
Jamás había leído su blog (al igual que usted el mio)Pero creo que encuentro una relación bastante no adecuada con los animales. Los animales buscan zafarse de la crueldad, buscan escapar de lo que los seres humanos llegamos a hacer. Sea una equivocación la pesca que usted vio, hay muchos otros animales -incluyo a los tiburones- que si son cazados por gusto y por dinero.
No creo que la comparación sea válida, pero igualmente la respeto.
Gracias por compartir un pensamiento más, en este rincón de lo virtual.

Eduardo said...

Gracias por los comentarios. Alice, el tiburón hizo exactamente lo que tenía que hacer. La metáfora es sobre un ser fuera de su hábitat. Gracias por visitarme.
Un fuerte abrazo a todos.
Hace bien leerlos.

EDUARDO

Michelle. said...

una parte de tu escrito me identifico. Tengo 19 años, y ya es hora de que elija que camino tomar, qué hacer, qué estudiar.
Sé que quiero hacer muchas cosas, realizar muchos sueños.
Pero cómo quién, haciendo qué?
Quiero ser feliz y estudiar lo que más amo.
Pero qué será realmente eso?
Cuando eres alguien tan dispersa... es difícil fijarse en una sola cosa. y, qué cómo me veo en un futuro?
Lo que todo el mundo desea, una familia feliz, un trabajo exitoso, y una pasión por la vida que jamás me deje.
Pero haciendo qué? No lo sé aún, y espero saberlo pronto.

Solo sé algo, me da tristeza lo que citaste de Tyler este personaje ficticio de la película El Club de la Pelea. Aquello de que nos prometieron felicidad en un futuro, y que cuando crecemos nos enojamos porque no es así.
Lamentablemente soy una soñadora. Y para mí a mi corta edad, quiero creer que cada uno hace su camino. Cada uno recibe lo que persigue.

Saludos, un gusto sera pasarme por aquí de vez en cuando.

Eduardo said...

Michelle:
Uno sólo puede ser el mejor en aquello que ama, de lo contrario sólo se puede aspirar a ser cumplidor.
Generalmente los más inteligente son los que sienten más angustia al momento de elegir, pues pueden hacer tantas cosas que no saben por cual inclinarse.
Después de todo elegir un oficio es como elegir pareja, se supone que es para toda la vida.

ALFARO said...

Te devuelvo la agradable visita. Encantada de conocerte y de leerte, seguro que nos "veremos más veces".

Un abrazo

mae said...

Lamentablemente las personas que somos sensibles con algún arte, sea cual sea, nos suele pasar eso que dices.
Pero la mayoria de las veces no es por gusto propio, lo que pasa es que al final tienes que pensar que tienes que vivir de tu trabajo, y por desgracia muy muy pocas veces,a no ser que seas un fuera de serie con un gran potencial creativo o con recursos economicos suficientes, puedes dedicarte enteramente a tu vocación o vivir de ella. Es entonces que buscas la vía más segura y haces de tu vocación, que es lo de de verdad te intersa, un hobby. Es algo triste pero es así..Gracias a tener un trabajo bien remunerado,vivo bien y puedo tener esos momentos de entretenimiento que son los que de verdad me gustan.
Ya me gustaría a mí poder decir: Soy acuarelista y vivo de ello, pero no.
Yo soy administrativa, y en mis ratos libres pinto acuarelas.
Y también soy feliz.
Gracias por tu visita a mi blog.
un saludo.

Marta Alicia Pereyra Buffaz said...

Eduardo, muy reflexivo tu texto.

Te voy a responder con un refrán o dicho que expresa la sabiduría popular o la resignación popular:

"El hombre propone y Dios dispone"

La vida no es fácil y planificarla es una aventura.
Todos tenemos frustraciones que llevamos en una mochila sobre nuestra espalda, pero hay que seguir de pie y no dejarnos aplastar por lo malo que se presenta en nuestro camino.

Gracias por pasar por mi blog.

Adelante con tus proyectos, hay que seguir luchando para cumplir nuestros sueños.

Un abrazo desde Argentina.

Marta Alicia Pereyra Buffaz said...

Felicitaciones porque tu compatriota Mario Vargas Llosa ganó el Premio Nobel de Literatura.

Él debe inspirar a todos los peruanos.

Saluditos.

Eduardo said...

Gracias Marta por los buenos comentarios.
Y de otro lado, los peruanos estamos en un estado de éxtasis por el Premio Nóbel a Mario Vargas Llosa.

EDUARDO

Belén said...

Hola! un abrazo desde mi capital.
He venido apenas he recibido la invitación...
El lindo el arte, es hermoso amar el arte, pero más lo es estar vivos por y para él.

Gracias por la visita y la invitación aa tus letras.

Mai said...

Gracias por tus palabras en mi blog!

Es muy interesante lo que escribis!
Me gusta tu forma.

Uno tiene que hacer lo que ama y no lo que otros le imponen que haga. La vida es una elección constante. Se puede ganar, se puede perder... siempre se aprende algo nuevo cada día.

Nos leemos,
Un saludo desde Argentina!

Anonymous said...

Me encanta tu manera de ver las cosas tan sencilla y real me fascina la comparación ,a veces el ser humano actúa movido por las circunstancias de las que se rodea.
Me da mucho gusto saber de ti despúes de mucho tiempo y espacio entre nosotros.
Sigue escribiendo lo haces muy bien.
Abrazos y besos a la distancia espero saber pronto de ti.
Karyn Junnet

Kristina said...

OMG thank you soooooo much for your lovely comment :)
I really really appreciate that!!
sooo nice :) amazing ...

YOU'VE MADE MY DAY :)

xxx