Saturday, March 12, 2011

SED

Antes, mucho antes que existiera Crepúsculo y que Stephenie Meyer inventara un Edward Cullen.
Mucho antes, cuando yo empezaba la universidad, estas letras desgarradas se escuchaban y su música entristecida eran la razón perfecta para darle la razón a cualquier invierno y desolarse.
Una canción corta, pero irresistiblemente poderosa.
Magnífica.
Les dejo la letra para que la sigan con el video.
Líbido es el grupo y sigue tocando. La voz de Salim Vera es impresionante.
P.D.: ¿Notan algo de Winston Churchill?


SED
Tengo sed,
te necesito para beber tu sangre
y convertirme en parte de ti
y ser algo o parte al menos,
porque no soy nada,
no soy nada escribiendo lo vivido,
soy sudor y lágrimas,
no soy nada ante un todo
que me mata,
quiero tu sangre
porque muero,
porque muero.
Tengo sed,
yo solo quiero seguir con este infierno
y someterme a tu condición
y ser algo o parte almenos,
porque no soy nada,
no soy nada escribiendo lo vivido,
soy sudor y lágrimas,
no soy nada ante un todo que me mata,
quiero tu sangre
porque muero,
porque muero.



8 comments:

Mara said...

Genial la letra, me gustó mucho los sentimientos que describe.

gracias por tus comentarios ^^
un saludo!

ALFARO said...

Me ha gustado muchísmo....

Besos

Dear Prudence said...

Muy linda la letra, no los conocía pero suenan lindo.
Un beso enorme Edu, y una hermosa semana de marzo para vos, que te lo merecés.

Lucas said...

muy buen tema, realmente no lo conocía, gracias por esta perlita.
Pronto andaremos visitando más segido este rincón...

No Soy Literatura said...

Gracias por esta perlita, me re gusto la canción, la letra deja mucho para pensar y reflexionar.
Pronto andaremos visitando seguido este rincón, te lo prometo.

cMajuelo said...

¡La letra es una maravilla!
Así que allí tenéis verano... claro.
Pues aquí vivimos unos días con un tiempo raro raro raaaaaro.
Gracias por pasarte.
¡Un beso enorme!

cMajuelo said...

Pues el clima está raro porque el martes pasado a las 12 del mediodía el cielo de mi ciudad era de un color amarillo grisáceo que nos trajo un diluvio de más de 48 horas seguidas... y sin embargo desde ayer por la mañana el cielo es de un cian tan claro que casi daña la vista al mirarlo.
No es que sea raro de imposible... ¡la primavera trae estas cosas y estos cambios drásticos!
Y a mí me encanta la primavera :)
Un abrazo.

sandra said...

que bueno es escuchar en melodias tan dulces palabras, me encantp¡¡ un beso grande¡¡¡¡